Mis alumnos de la segunda generación del curso online “Mucho más que un milagro. La Terapia Breve Centrada en Soluciones”, se encuentran desde hace 3 semanas realizando prácticas a través de Skype con una disposición increíble, ampliando aún más lo que ya han construido sin verse durante los 2 módulos anteriores. Se están reuniendo para conversar vía Skype una vez a la semana para practicar conversaciones que están permitiéndoles vivir, de primera mano, con los recursos de la terapia.

La semana que pasó se involucraron con una pregunta que todos conocían pero que pocos habían tenido la oportunidad de vivir y tener la experiencia de imaginar una respuesta: la pregunta del milagro. Así que hoy, luego de la práctica, vamos a compartir con ustedes las impresiones emergentes y todo lo que ha provocado la pregunta en ellos.

  1. Seguridad en uno mismo.
  2. Sentido de esperanza.
  3. Un vuelo de la imaginación.
  4. Visualizar un futuro próximo sin el problema.
  5. Hay algo al alcance de la mano para hacer del problema algo que se puede solucionar.
  6. La impresión de que en adelante se puede hacer algo sin necesidad del terapeuta.
  7. Uno se siente liberado, rompe con una atadura que le hace desprenderse de cosas que agobian, sintiendo nuevas emociones.
  8. Cambia la perspectiva.
  9. Permite mirar hacia adelante, surgiendo la esperanza.
  10. Las cosas que uno desea lograr se vuelven más claras y uno puede saber de forma concreta cómo alcanzar eso que desea.
  11. Ayuda a centrarse en lo que uno necesita hacer.
  12. Ayuda a no quejarse de lo que no sirve.
  13. Ayuda a concretar y ver los pequeños pasos que uno debe realizar para lograr los objetivos.
  14. Despierta sensaciones agradables al imaginar un futuro sin el problema.
  15. Recuerda cómo es uno sin el problema.
  16. Ayuda a rescatar los propios recursos.
  17. Vacía la mente de problemas y la llena de miles de cosas que a uno le gustaría hacer.
  18. Uno imagina el mundo desde la solución.
  19. Permite priorizar sobre las cosas que generan mayor bienestar.
  20. La pregunta motiva a la acción y llegar al estado deseable.
  21. La sensación de pensar en el milagro, no sólo hace pensar que está ahí y puede ocurrir, sino también sentirlo.
  22. Genera una sensación de bienestar, como si a medida que uno menciona las cosas, las estuviese viviendo en verdad.
  23. Te hace sentir capaz, te da fuerzas, te quita una carga.
  24. Confirma que existe una parte de la vida que se disfruta: un espacio que uno ha sabido construir con alegría y tranquilidad.
  25. Se encuentra una fuente de energía que permite cargarse de buena vibra para el diario vivir.
  26. Uno siente que hay cosas en uno para resolver el problema.
  27. Surge un escensario diferente.
  28. Ayuda a ser más positivo respecto a los objetivos que uno ve difícil de alcanzar.
  29. Genera la esperanza de que mediante pasos concretos uno puede estar cerca de aquello que quiere lograr.
  30. Uno siente que tiene el control de la situación y que puede elegir otro rumbo, un futuro más esperanzador.
  31. La relación entre terapeuta y cliente se profundiza, uno encuentra empatía porque el terapeuta propone una visión diferente, mucho más aliviadora.
  32. Da mucha tranquilidad y calidez.
  33. Uno se siente más animado a seguir hablando sobre aspectos maravillosos de la vida, en lugar de estar hablando de problemas.
  34. Uno se siente fuerte hablando en relación con la pregunta, incluso, más orgulloso de uno mismo.
  35. Hablar de objetivos en esta forma mágica, lo cambia todo.
  36. Uno se siente mucho más capaz de enfrentar situaciones, con muchas ganas de implementar las cosas que visualiza, pues las encuentra muy posibles de realizar.
  37. Uno percibe la situación de una manera que resulta ser cada vez menos problemática.
  38. Uno es capaz de verse feliz sin sentirse unido al problema, sintiendo no sólo ganas de conseguirlo, sino además más fuerzas, uno se siente más libre y que, si se lo propone, lo puede conseguir.
  39. El problema deja de ser irresoluble.
  40. Uno termina la conversación con las más hermosas sensaciones.

Y finalmente:

41. Es una pregunta hermosa.

Todos concluyeron también lo importante que resulta la recapitulación que ofrece el entrevistador/terapeuta al final de la conversación:

Oir un resumen de lo que sería diferente, permite conectar aún más con aquella situación.

Y tú, ¿has tenido ya alguna experiencia con la pregunta del milagro?